LA SANTA CRUZ

Veneración Sta. Cruz
Triunfo de la Sta. Cruz
La Sta. Cruz en misterio
Lignum Crucis
Imágenes

 

Resolución 1024 x 768

 

 

LA VENERACIÓN DE LAS RELIQUIAS

Las más importantes reliquias relacionadas con la pasión del Señor fueron encontradas por la emperatriz Santa Helena en su viaje de peregrinación a Tierra Santa hacia el año 320 – 325, como así dieron testimonio San Cirilo de Jerusalén (+386), y otros escritores del siglo IV.

Al margen de varios hallazgos, la emperatriz romana realizó excavaciones cerca del monte Calvario y encontró los restos de la Santa Cruz que fue identificada gracias a que curó a un enfermo y volvió a la vida a un muerto.

Una vez estuvieron en manos cristianas, los restos de la Santa Cruz fueron distribuidos en diferentes lugares:

Una parte del “Santo Madero” fue enviada a Roma en el año 325 y el emperador Constantino construyó en su honor la basílica mayor de la “Santa Cruz en Jerusalén”.

Asimismo en una capilla dentro del Vaticano se encuentran tres astillas.

Otros trozos fueron regalados a través de los tiempos por los papas a diversas iglesias del mundo, como a la catedral de París y otras iglesias francesas.

El Papa San Gregorio Magno (590 -604), obsequió con un trozo al rey visigodo español Recaredo.

En España se afirma que se encuentra un fragmento en la iglesia de Santo Toribio de Liébana, en la provincia norteña de Santander. La tradición asegura que fue traído de Jerusalén en el siglo V por este santo, que era obispo de Astorga, y contemporáneo del papa San León I el grande (440 -446).

De la misma Ciudad Santa el emperador Heraclio (610 -641), tras su triunfo sobre los persas, trasladó otro tanto a Constantinopla (Turquía).

LA RELIQUIA DEL LIGNUM CRUCIS DE LA HERMANDAD DE LORETO

El 31 de Julio de 1981, la Hermandad, recibe de manos de su hermano fundador y primer Hermano Mayor, Bartolomé Lora Lara, una reliquia de la auténtica cruz de Nuestro Señor Jesucristo (Lignum Crucis), otorgada, a través de su mediación, por la Santa Sede, para que sea objeto de culto y veneración. A la reliquia le acompañaba un pergamino indicando su autenticidad de lo que daba fe la Curia Romana, adjuntándose a este documento un escrito de la Vicaria General del Obispado de Jerez con el siguiente texto: “Con fecha de los corrientes se recibe en este Obispado el Rescripto nº 150 del Vicario General de Roma con la Autentica de un LIGNUM CRUCIS para la Hermandad de Ntra. Sra. de Loreto de esta Ciudad de Jerez de la Frontera. De todo lo cual doy fe, sello y firmo en Jerez de la Frontera, 31 de Julio de 1981. Francisco González Cornejo, Secretario General Canciller”.

Esta reliquia se incorporó al cortejo procesional situada en la delantera del paso sobre la capilla de San Pedro, figurando en este privilegiado lugar desde 1982 a 1994.

En 1995 el hermano Bartolomé Lora considera que hay que darle mayor protagonismo en el cortejo, donando en ese mismo año un techo de palio, de terciopelo rojo, color litúrgico del Viernes Santo, con flecos dorados en sus caídas, confeccionado por las Reverendas Madres Clarisas de Villaviciosa en Asturias. Como varales se utilizan los que la Hermandad posee en depósito, pertenecientes al tesoro parroquial, realizados en plata y decorados con hojas de acanto a punzón a principios del siglo XIX. Este palio salió en la procesión cuatro años, portado por seis acólitos con albas y siendo llevada la santa reliquia, como era preceptivo, por un diácono con capa pluvial, concretamente por el Sr. Tinajero que además de su condición diaconal le unía a la Hermandad el ser militar de Aviación en la reserva. Tras la estación penitencial el Sr. Tinajero se retiraba pasando la reliquia a su primitivo lugar en la delantera del paso.

En el año 2000 se desiste de su presencia en el cortejo y se coloca la santa reliquia en tan importante lugar de honor como es la mano de la Virgen, donde luce actualmente. No obstante la Hermandad sigue estudiando su sitio definitivo con el fin de que esta reliquia sea venerada con toda la importancia y solemnidad que merece como titular de la Hermandad y principalmente como instrumento de Salvación, en una jornada, además que tiene como eje la adoración la cruz.

 

 

Establecida canónicamente en la Parroquia del Apóstol S. Pedro, sita. en la c/ Antona de Dios, nº 2 de Jerez de la Fra., Cádiz. Fecha de creación: 12/6/97.